Deprecated: Function set_magic_quotes_runtime() is deprecated in /home/taki/public_html/rcpal/textpattern/lib/txplib_db.php on line 14
RCPAL: El templo más antiguo de América

RCPAL

Red de Cultura Popular Andina y Latinoamericana de TAKILLAKTA

El templo más antiguo de América

· 11 noviembre 2007, 20:01 por Chino Becerra en ,

CLICKE Y VEA LAS FOTOS DEL DESCUBRIMIENTO
• Santuario religioso fue edificado en paralelo con Caral. Unos murales multicolores distinguen a esta construcción de bloques de barro.

Antonio Bazán Chero. Chiclayo.

foto 1. Antepasado. Representación Sipán. Este hallazgo del antiguo templo es también una magnífica noticia para el turismo en el norte peruano.
Empujados por el ventarrón del tiempo retrocedemos 4,000 años para visitar lo que sería el templo religioso más antiguo de América Latina, de acuerdo con lo que dijo ayer el arqueólogo Walter Alva al momento de presentarlo como la cuna de la cultura norperuana.

Este edificio descubierto en el complejo Ventarrón, distrito de Pomalca, se habría construido con bloques de barro en la misma época que la cultura Caral, cuya antigüedad data de 2,600 años a.C.

Según Alva lo expuesto ayer por primera vez ante los ojos del mundo sería el templo primigenio del norte del Perú, teniendo en cuenta que a través de pruebas de fechado radio carbónico (Carbono 14) hechas en un laboratorio norteamericano a las cenizas de un fogón encontrado al interior del recinto de barro, se constató que la antigüedad es de 4,000 años o 2,000 años a.C., paralelo a la cultura Caral, considerada la ciudad más antigua de América.

Pero la alegría de Alva por este descubrimiento descansa también en el mural multicolor encontrado en el ambiente principal del templo, cuya antigüedad es la misma del edificio. Esta gráfica retratada en uno de los muros del santuario muestra a un venado atrapado entre redes, en una suerte de ritual religioso practicado en la época.

Mural más antiguo

foto 2. Gran hallazgo. Mural más antiguo hallado en el Continente. Es la representación de un venado atrapado entre redes.
“Este mural, que sería el más antiguo del continente americano, no muestra serpientes, felinos o dioses de la cultura andina como elementos iconográficos”, menciona, mientras nos invita a descubrir la figura del venado envuelto en los trazos de las redes.

En zonas externas ubicadas al norte y sur del templo se hallaron murales en forma de “V” decorados por franjas rojas y blancas, en esquinas curvas, evidenciando un concepto arquitectónico particular.

Y es que la singularidad de la construcción (anota Alva) destaca además porque no se edificó en base a adobes o piedras, sino con bloques de barro, probablemente trasladados desde los ríos cercanos a la zona.

Este templo fue cubierto intencionalmente por los mismos constructores. Alva explica que las culturas antiguas enterraban las edificaciones al terminar el ciclo de vida de estas, por considerarlas un lugar sagrado. Añade que al momento de sepultar el templo los habitantes de entonces dejaron ofrendas como una concha de nácar proveniente de Ecuador sobre la que se talló un rostro primitivo, así como el esqueleto de un mono y un guacamayo, este último con un collar de turquesas puesto sobre el pecho como elementos de carácter ritual.

foto 3. Parte de la edificación que es anterior a la cultura Mochica, Lambayeque, Chimú e Inca.
Luego muestra un fogón que sería el centro de un altar de culto al fuego sagrado, donde se incineraron ofrendas. De estas cenizas se realizaron las pruebas de fechado radio carbónico.

El también descubridor de la tumba del majestuoso Señor de Sipán hace un alto a la explicación para comentarnos que antes de iniciar la exploración el pasado 2 de agosto, este monumento era un montículo de basura, obligando a retirar hasta 130 volquetes llenos de desperdicios. Alva lamenta que un tercio del santuario haya sido destruido ya que los moradores del centro poblado Ventarrón extraían barro de este para la construcción de adobes, pero además lo cortaron a fin de construir corrales para animales.

4,000 años atrás

Walter Alva precisa que quienes edificaron este monumento de 4,000 años de antigüedad, ubicado a 10 kilómetros de Chiclayo, se desarrollaron previo a la cultura Cupisnique que evolucionó en este territorio entre los años 500 y 800 a.C. ¿Antigüedad? Alva agrega que el templo Ventarrón es anterior a las culturas Mochica (comienzos de la era cristiana hasta el siglo VII), Lambayeque (s. VIII a XII), Chimú e Inca.

En los arenales de Ventarrón también se realizan excavaciones paralelas, pero que no fueron mostradas ayer por los arqueólogos. Sin embargo Alva, que trabajó el proyecto Ventarrón, acompañado por su hijo Ignacio Alva Meneses, adelantó que podrían encontrarse otros templos.

El descubridor del monarca Sipán informó así que se han rescatado la tumba y mural de colores.

Datos

foto 4. Ignacio Alva Meneses junto a un mural único por antigüedad e iconografía.
FINANCIAMIENTO. El proyecto del Complejo Ventarrón es financiado por la Unidad Ejecutora Naylamp que ha invertido 600 mil nuevos soles, según lo señalado por su titular Celso Sialer Távara.

TURISMO. El arqueólogo Walter Alva dijo que en breve se habilitaría la zona para recibir a los turistas, quienes podrán observar el trabajo de los arqueólogos en la misma zona.
la Republica 11 nov. 2007

Descubren pinturas murales más antiguas de América :: Templo primigenio de las culturas del norte tiene más de cuatro mil años segun pruebas de Carbono 14 realizadas en EE.UU

:: Por: Juan César Cabrejos Becerra

VENTARRÓN. Los murales más antiguos de América, fueron encontrados en el templo Ventarrón, calificado por el arqueólogo Walter Alva Alva como el “templo primigenio de la cultura en el norte del Perú”. Según el fechado del Carbono 14 realizado en laboratorios Beta de los Estados Unidos, el templo tiene una antigüedad “de 4 mil años, es decir 2 mil años antes de Cristo” y los resultados llegaron a Chiclayo hace dos días. “Estamos ante el palacio primigenio de la cultura en el norte. La cuna de la cultura del norte está acá. Nos han dejado un templo que tiene una calidad arquitectónica extraordinaria, que tiene pinturas murales e imágenes que nos reflejan que no estamos ante los restos de una cultura tan primitiva como se supone para su época, sino ante una cultura altamente desarrollada como lo demuestra” remarcó Walter Alva Alva a Correo. El santuario religioso está al costado del Centro Poblado Ventarrón, a cuatro kilómetros de la ciudad de Pomalca, capital del distrito al cual pertenece. “Estamos hablando de lo que se conoce como Arcaico o Precerámico Tardío, es decir que cuando se construyeron estos templos todavía no se fabricaba cerámica, pero tenemos un palacio con una arquitectura altamente desarrollada, con imágenes, símbolos, que nos reflejan un nivel de desarrollo importante” remarcó.

Investigación. Remarcó que se realizó una labor de salvataje del monumento que en los últimos 50 años habia sido convertido en un basurero del pueblo de Ventarrón que está a pocos metros, así como que en los últimos 20 años fue saqueado por los huaqueros. “Una tercera parte del monumento está destruido, pero se ha retirado los corrales que estaban alrededor del monumento e incluso encima del palacio. Hay que resaltar el apoyo de los pobladores, de sus autoridades y de la empresa Pomalca que nos ha permitido retirar 130 volquetadas de basura acumulada n los alrededores” señaló. El investigador lambayecano recordó que el monumento arqueológico, antes de que se iniciara la investigación el pasado 2 de agosto, era un complejo histórico casi totalmente destruido por la propia población de la zona. Investigación. Alva agregó que entre 1990 y el 92 el monumento fue saqueado por profanadores que sin embargo no lograron penetrar a la estructura arquitectónica del templo, donde han surgido hallazgos como fragmentos de enlucido con pintura roja y blanca, “así como una escalera que nos llamó la atención porque normalmente en la arquitectura de la época formativa, época Cupisnique, Chavín o Chavinoide, todos los edificios son edificaciones simétricas que tienen una arquitectura muy bien elaborada”. “Aquí lo que llama la atención es una esquina curva adaptada a la topografía del terreno, es decir hay un concepto arquitectónico que combina con los otros elementos a observar”, indicó. Alva señaló que al limpiarse la primera fachada exterior del templo, se ha encontrado una arquitectura de contrafuertes, algo extraña, que no se ha visto en otros lugares. “Nos da la impresión como si fuera una especie de fortaleza medieval, solo como una comparación”, acotó. Mencionó que cuando realizó el reconocimiento para la intervención arqueológica en este monumento, se encontró que no estaba construido con adobes, con piedras, sino con bloques de barro, sedimento de barro probablemente trasladado del río y puestos en esta zona. “Un sistema de construcción totalmente primitivo, muy temprano, muy original (.) no existe otro monumento en el norte del Perú que tenga esas características de construcción”, aseguró agregando que pesar de tener un cerro al frente no usaron la piedra. Añadió que además usaron palos para establecer fachadas que después enlucían y en las que hacían trabajos de decoración. Walter Alva resaltó que durante el trabajo de investigación también se localizó una fachada que causó impresión, porque se trata de una decoración en bandas rojas y blancas que forman una especie de “V” que se dirigen en ambos sentidos. Explicó que se encontró también como una ofrenda, el esqueleto de un mono así como de un guacamayo con un collar de turquesas, puestos sobre el techo, como elementos de carácter ritual, lo que podría reflejar que en esa época ya habría un intercambio con la zona selvática.

MAS DATOS
Los arqueólogos que realizan las labores de investigación son Ignacio Alva Meneses, Juan Bracamonte Vargas, Denis Echevarría Chimú, Alfredo López Acosta, Pilar Soto Abanto y Carol Rojas Vega así como los restauradores Julio Reyes y José Delgado
el correo peru – chiclayo 11 nov. 2007

Se han desactivado los comentarios a este artículo.

Artículo previo:
Artículo siguiente: